Profecía de Los tres días de oscuridad

Buenas, esto podéis tratarlo como un cuento de ciencia ficción, o tomarlo como una advertencia y dejarla en suspenso o bien prepararse por si acaso.

En la evolución del ser humano, las señales positivas se obvian y se computa mucho mejor lo negativo. Por ejemplo cuando tenemos salud pues no tenemos consciencia de lo bien que estamos, hasta que nos llega una enfermedad.

Voy a relatar lo que numerosos santos y algunas personas místicas comentan sobre los tres días de oscuridad:

La pandemia será una cosa anecdótica comparado con los tres días de oscuridad.
Se trata de un periodo de tres días en el que el mundo habrá total oscuridad.
Los automóviles perderán toda potencia y no habrá electricidad.
Fallecerá un número considerable de la población mundial.

La noche antes de los 3 días habrá una tremenda agitación natural y será una noche de temperaturas frías.

El día siguiente comenzará como cualquier otro día, saliendo el sol y todo parecerá en orden. Pero a media mañana la luz del sol comenzará a disminuir rápidamente.
Y no será porque lo cubren nubes, sino será como un disco de acero que cubre el sol o un eclipse repentino.
Toda luz de cualquier fuente artificial se extinguirá.
También habrá truenos violentos y relámpagos que nunca se han visto ni oído, y algunos sostienen que los truenos serán una manifestación de la voz de Dios.
El aire se llenará de pestilencias, cómo si abrieran la puerta del infierno y salieran millones de demonios llenando el aire con sus gritos.
A estos demonios se les permitirá vagar por la tierra durante los 3 días arrastrando al infierno a los incrédulos y a las almas de los malvados.
También caerá fuego del cielo y destruirá bastas secciones de la Tierra.

Desde mi punto de vista “puede ser” el evento Carrington…

Otra opción es la caída de un cuerpo celeste o erupción volcanica que provoque el levantamiento de polvo irrespirable y toxico. También el cambio del eje de la tierra por alguna acción magnética externa.
Puede ser que el disco de que se habla y tapa el sol, sea una de las esferas alimentandose del sol o la enana marrón que suponen que tiene el sol?

Todo son conjeturas, pero como poder ser, puede ser cualquier cosa.

Mis recomendaciones…

Haced acopio de comida (enlatada) y agua para tres días. Esto simplemente hacerlo normalmente y cuando veas que se agotan tus reservas renueva, por ejemplo comida enlatada no perecedera o algunas en botes de cristal. Como no habrá luz compra una vela y enciéndela siempre con cerillas arderá durante los tres días. Durante esos tres días no se debe salir a la calle. Cerrar y bajad todas las persianas. Es recomendable si tenéis campanas extractoras taparlas con un poco de celo o cinta de carrocero y papel aluminio para evitar que no entre nada del exterior. Al igual que rejillas de ventilación como cuartos de baño o similares.

Por lo que han dicho algunos santos el cielo se volverá azul oscuro, con lo que puede ser algo cósmico que precede a la llegada de un cometa.

Revelaciones de Santos o Místicos.

La vidente (de Fátima) Lucía dos Santos dijo que el secreto incluía a un ángel que tocaba el “eje” de la Tierra.

Palma María d’Oria:

“La atmósfera será infestada por innumerables demonios que provocarán la muerte de enormes multitudes de impíos y hombres malvados.
Las velas benditas, sólo ellas, podrán proporcionar luz y preservarán a los católicos fieles de la inminente y cruenta calamidad.”

Anna Maria Taigi:

“Vendrá sobre toda la tierra una oscuridad intensa que durará tres días y tres noches. Nada podrá verse, y el aire estará cargado de pestilencia que reclamará principalmente, pero no solo, a los enemigos de la religión. Será imposible utilizar ninguna luz artificial durante esta oscuridad, excepto las velas benditas.”

Convulsiones de la tierra y señales en el cielo

“El que por curiosidad abra su ventana para mirar afuera, o salga de su casa, caerá muerto en el acto. Durante estos tres días, la gente debe permanecer en sus casas, rezando el Santo Rosario y suplicando a Dios misericordia. Todos los enemigos de la Iglesia, conocidos y desconocidos, perecerán en toda la tierra durante esa oscuridad universal, con la excepción de unos pocos a quienes Dios pronto convertirá, el aire será infectado por demonios que aparecerán bajo toda clase de formas horribles.”

Continúa contando cómo terminarán los tres días con un triunfo del cielo:

“Después de los tres días de oscuridad, los santos Pedro y Pablo, habiendo bajado del cielo, predicarán en todo el mundo y designarán un nuevo Papa. Una gran luz brillará de sus cuerpos y se posará sobre el futuro Pontífice… habrá innumerables conversiones de herejes, que volverán al seno de la Iglesia; todos notarán la conducta edificante de sus vidas, así como la de todos los demás católicos. Rusia, Inglaterra y China vendrán a la Iglesia”.

Elena Aiello (1954):

Escucha bien lo que digo y comunícalo a todos: Mi Corazón está triste por los muchos sufrimientos que amenazan a este mundo. La justicia de nuestro Padre Celestial está ofendida gravemente. El mundo está inundado por una crecida de corrupción. Los gobiernos de los pueblos se han levantado como demonios en carne humana, y mientras hablan de paz, preparan la guerra con instrumentos devastadores, para aniquilar pueblos y naciones. Innumerables escándalos llevan las almas a la ruina, especialmente de la juventud.

El hogar, fuente de la fe y de santidad, está manchado y destruido.[…](Los hombres) continúan viviendo pertinazmente en sus pecados. Cerca está el azote para limpiar la tierra del mal. La Justicia divina reclama la satisfacción de tantas ofensas y maldades que cubren la tierra y no se puede tolerar más. Los hombres obstinados en sus culpas no se vuelven a su Dios. La gente no se somete a la Iglesia, y desprecia a los sacerdotes por haber muchos malos entre ellos, que son causa de escándalos.

[…]El mundo será invadido por grandes desgracias, revoluciones sangrientas, huracanes terribles, inundaciones de ríos y mares.

Levanta la voz, hasta que los sacerdotes de Dios presten oído a mi mensaje, y avisen a los hombres que el tiempo está cerca, y si no se convierten a Dios con oraciones y sacrificios, el mundo se verá envuelto en una nueva guerra […] Nubes con rayos de fuego, y una tempestad de fuego pasarán sobre el mundo, y el azote será el más terrible que ha conocido la historia. Durará setenta horas. Los impíos serán aplastados y eliminados. Muchos se perderán, porque permanecen en sus pecados”…

Las horas de las Tinieblas están cerca […] Yo me inclino sobre el mundo y detengo la Justicia de Dios, de otra manera estas cosas hubieran sucedido ya. Hacen falta oración y sacrificios, que vuelvan a los hombres a Dios y a mi Corazón Inmaculado. Propaga a gritos todo esto, en todo el mundo, como eco verdadero de mi voz. Hazlo saber porque ayudará a salvar muchas almas e impedirá mucha destrucción en la Iglesia y en el mundo.

SAN GASPAR DE BÚFALO (1786-1836)

Fundador de los Misioneros de la Preciosísima Sangre: «Aquél que sobreviva a los tres días de tinieblas y de espanto, se verá a sí mismo como solo en la tierra, (…) No se ha visto nada semejante desde el diluvio.»

 

No hay que fiarse de las valoraciones personales que tiran para su terreno en cada pronóstico, observarlo en conjunto y que cuando el río suena agua lleva.

Por último dejo como reseña la profecia de La estrella Azul Kachina de los indio Hopi.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *